JAVIER
VILLABRILLE




Paraíso Natural

¿Cómo fue tu acercamiento a la fotografía?

Realmente ha sido fruto de un proceso natural. Siempre me ha interesado mucho lo audiovisual, he estudiado periodismo y cine, y el mundo de la imagen siempre ha estado vinculado a mi formación y a mi actividad profesional.




¿Cómo describirías tu trabajo artístico? ¿Qué importancia tiene el paisaje o la naturaleza en tu obra?

Me interesa la relación de las personas con los espacios que habitan y cómo estos pueden interferir y condicionar su vida. No creo que se pueda descontextualizar nuestra actividad cotidiana del paisaje que nos enmarca. Hay una corriente muy presente en nuestros días que manifiesta cierta supremacía del ser humano sobre su entorno, como si pudiera manejarlo y moldearlo a su antojo. Pero lo cierto es que nosotros somos parte de la naturaleza, no un ente al margen. Cuando muramos, los paisajes seguirán ahí para los que vengan después. De una manera u otra, el paisaje siempre permanece por lo que deberíamos relativizar nuestra presencia en el mundo y no ponernos en el centro de todo porque realmente estamos de paso.

¿Y tus referencias más directas? ¿Qué fotógrafos o artistas influyen en tu proceso creativo?

Hay tantos referentes que es muy difícil quedarse con unos pocos nombres. Sí considero muy necesario y entretenido beber de aquí y de allá, empaparse de lo que han hecho otros fotógrafos no sólo para inspirarse sino para evitar hacer lo mismo. Personalmente disfruto con artistas de muy diversa índole, que trabajan en distintas disciplinas. A nivel internacional, me gusta Alec Soth y Onorato & Krebs. Y ya barriendo para casa, me quedo con Rojo Sache, Ricardo Cases, Laia Abril, Begoña Antón, Cristina de Middel, Rebeca Rodríguez…También destacaría a dos artistas jóvenes como son Ariadna Silva Fernández y Marius Ionut Scarlat.

Mirando con atención tu proyecto Paraíso Natural, combinas imágenes fotográficas con piezas audiovisuales para mostrar una cara oculta y trágica de los paisajes turísticos y, en apariencia idílicos, de la región asturiana. ¿Cómo surge este proyecto y la relación entre esos conceptos?

Aunque llevo viviendo en Madrid mucho tiempo, soy asturiano y mis padres viven en Avilés. Cerca de su casa, hay un paseo muy agradable por los acantilados próximos al Cabo de Peñas. Últimamente, cuando salía a dar una vuelta por allí, cada vez me encontraba más ramos de flores durante el paseo. Ramos de flores en recuerdo de quien allí se había suicidado. Además, la conversación sobre el suicidio ya estaba en el día a día, todo el mundo conocía a alguien que se había quitado la vida. Los periódicos, que no suelen tratar este tema por norma general, empezaron a hacerse eco de esta problemática y combatir la misma pasó a ser una prioridad del nuevo Plan de Salud de Asturias. También me llama la atención que muchas campañas publicitarias con estampas idílicas del paisaje asturiano muestran, sin pretenderlo lógicamente, estos lugares de connotación suicida. Es una triste coincidencia.

Para terminar, ¿tienes algún proyecto ahora en mente?

Más que proyectos nuevos, estoy dando forma a otros que ya tenía en marcha y que había aparcado por centrarme en Paraíso Natural. En uno de ellos, llamado Mi gran noche, también tiene una gran importancia el paisaje, aunque desde otro punto de vista diametralmente opuesto. Se trata de un proyecto de apropiación, hecho con imágenes de Google Maps, que recrea una guía turística para practicar relaciones sexuales en lugares públicos. En internet hay mucha información sobre este tema, donde los usuarios comparten localizaciones, impresiones y hasta puntúan la idoneidad de estas localizaciones para este tipo de actividades. Lógicamente es mucho más naif y distendido que Paraíso Natural, sin muchas pretensiones, pero está siendo divertido retomarlo para aligerar la carga emocional del proyecto sobre el suicidio. También tengo la intención de retomar otro proyecto llamado Paris, Texas, sobre el pueblo que da nombre a la célebre película de Wim Wenders y en el que, curiosamente, no se rodó ni una sola escena de la película. Pero aquí lo único que quiero hacer es dar al proyecto un formato de fanzine o similar. Concluyendo: estoy trabajando en proyectos pero sin hacer fotos, desde casa, muy apropiado en estos tiempos de pandemia.

© Javier Villabrille. Todos los derechos reservados.